“Hey Discovery Channel, can I have my own show?”

El domingo por la noche, miles de estadounidenses sintonizaron “Eaten Alive”, un documental de Discovery Channel, para ver cómo Paul Rosolie era devorado por una anaconda. No, un momento: para ver cómo Paul Rosolie iba a ser devorado por una anaconda. No no, a ver si me sale: para ver cómo Paul Rosolie fue rescatado antes de que la anaconda probara bocado. Ahí.

El objetivo de Eaten Alive era concienciar sobre la deforestación en el Amazonas. Es una pena, porque nadie captó el mensaje detrás de esta hazaña. Dicho esto, el documental duró dos horas al aire más dos bajo tierra, cuando los espectadores empezaron a publicar comentarios de este estilo:

dddddddddddddddddd

¿Crisis? Meh. ¿Pérdida de confianza? Seh.

A menudo, marcas e instituciones pierden de vista algunos de los ingredientes que necesitan para mantenerse en forma:

  • Una pizca de marketing: para satisfacer necesidades. El entretenimiento cuenta.
  • Dos cucharadas de economía: para hacer más con menos. Uno de los bienes más escasos es el tiempo.
  • Tres tazas de RRPP: para construir relaciones basadas en la confianza mutua que resultan en beneficio mutuo. Compromiso: si prometes, lo cumples.
  • Cuatro kilos de teoría de la comunicación: para que exista coherencia entre el qué (objetivo de la comunicación) y el cómo. ¿Salvar las especies dejándote comer por ellas? Ay.

La moraleja de esta historia es: errar es de humanos, pero si prometes un festín y no lo das, dejarás anacondas y públicos hambrientos y sin ganas de más. FIN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s